New to Busy?

La ingenuidad que derrocó a Evo Morales (Opinión)

8 comments

joseph1956
69
9 months ago4 min read


Fuente

 

En pleno siglo 21 la ingenuidad como en todas las épocas se paga con creces y a veces hasta con la vida.

Cuando se tiene la categoría de líder, se debe tener una visión mucho más adelantada que los que te rodean, ya que el egoísmo, la traición y los intereses económicos no tienen amistades ni escrúpulos.

Evo Morales llegó a la presidencia de Bolivia producto de un transitar histórico donde los pequeños y racistas burgueses habían hecho del territorio una suerte de fundo personalista para unos pocos, cometiendo delitos de todo índole apoyados por el poder hegemónico de los norteamericanos quienes patrocinando dictaduras en todo el sur del continente lograban de esta manera aprovecharse de la ambición de pocos.

Llegó por el cansancio de los pueblos originarios de su país, obstinados de ser maltratados.

Irrumpió a la política desde los más pequeños puestos sindicales, sin ideología política, sin imaginarse en ese entonces que algún día sería el que guiaría los destinos de su nación.

Consumado el despertar de esos indígenas, más allá de posturas políticas de izquierda o derecha, gobernó para todos y logró cambios tan significativos que su país pasó de ser el más pobre del continente al que más desarrollo logró en una década.

Si bien sus alianzas con la izquierda fueron claras también lo fue que su política exterior no tuvo la contundencia de colocar distancias entre los que fueron vencidos, pero se mantenían aprovechando las nuevas riquezas que se producían.

Y aunque muchos lo duden, se mantuvo pendulando en un centro, convencido que su misión era llevar felicidad a sus pueblos, adoptando una posición que parecía extremista en algunas ocasiones pero que daban espacio para maniobrar a sus adversarios.

Se olvidó Evo que el poder desgasta y que más allá de ser el centro debía sembrar el camino con líderes emergentes que pudieran contrarrestar las dentelladas de viejos enemigos que contaban con el apoyo del país hegemón del planeta.

También que los militares que debían apoyarlo venían de ser los mismos que en antaño habían masacrado a su pueblo, estando a la orden de las dictaduras o de los peones del imperio, con el agravante que en aquel momento eran soldados pero ahora ya pertenecían a la oficialidad del ejército.

El creyó que todos eran tan fieles como sus hermanos indígenas y que la política era buena cuando se alcanzaban logros que beneficiaran al pueblo.

Por razones obvias, a pesar de seguir muchos consejos de Fidel o Chavez, no tomó los referentes a la defensa de la soberanía por parte de los civiles, quizás por el hecho que nunca fue un militar de carrera, solo prestó el servicio obligatorio en las fuerzas castrenses, y tampoco entendió el complicado ajedrez de las alianzas profundas con los países que hacen sombra al imperio norteamericano.

Por el bienestar de los suyos creó alianzas comerciales con todos los países que se someten a las órdenes de los Estados Unidos y permitió que personas alineadas a ellos tuvieran conocimientos que solo los amigos debieron tener.

Evo no entendió que la mayoría no tiene poder en un mundo donde los poderosos, las armas y el dinero, son quienes gobiernan.

Muy mal alumno del Che, si alguna vez lo fue, que no tomó el consejo que al enemigo no podía dársele ni agua.

Morales naufragó en su ingenuidad de hombre bueno, de hermano, esa misma que permitió a los españoles conquistar los territorios americanos.

Ahora le tocará reinventarse, volver a la escuela de la política y abonar un camino que le será cuesta arriba, ya que podría esto pasar por una guerra civil que no quiso, dándose cuenta de haber fallado en su cometido de darle maneras y formas al pueblo para defenderse de las armas de sus enemigos.

Con piedra, flechas y palos no se tumban aviones, ni se destruyen tanques, mucho menos sirven de escudo para las balas que curiosamente ha comprado a sus propios enemigos.

Comments

Sort byBest