New to Busy?

La coja (Leyendas de mi ciudad: Maracaibo)

3 comments

joseph1956
69
8 months agoeSteem4 min read


Fuente

 

Romualdo está feliz de su trabajo, en el que lleva ya un año y le genera, no solo buenos beneficios económicos sino amistades importantes en la ciudad y región.

Es mesonero del Club Náutico, ubicado en la avenida El Milagro, considerado el más importante y exclusivo de Maracaibo.

Por años laboró al lado, en el Hotel del lago y un amigo le consiguió la oportunidad de saltarse la cerca, como se dice popularmente.

Aunque labora en el área de restaurante y piscina y su horario es diurno, en muchas ocasiones ha sido llamado a atender clientes en eventos especiales o fiestas.

Hoy es una de esos momentos, hay una recepción de boda en el Salón Coquivacoa de la hija de un conocido banquero de la ciudad.

Un grupo de salsa la ameniza y la cantidad de personas es numerosa.

A medida que transcurren las horas el flujo va amainando.

Todos están agotados ante la faena, por lo que aprovecha para sentarse un rato en un lugar donde no he visto por todos, pero que le da estratégica visión de la puerta.

Ve como una mujer vestida de novia sale de allí y le llama la atención que la misma cojea de una de sus piernas.

No recuerda que la joven tuviera ese defecto, pero con el agite de los invitados tal vez se le pasó ese detalle.

Le dan ganas de fumar, saca un cigarrillo que siempre lleva en su bolsillo y se lo pone en los labios, pero no lo enciende.

Es su forma de luchar contra el vicio adquirido desde la adolescencia y que prometió dejar.

Ya lleva cuatro meses sin aspirar el humo del tabaco y ha sido una lucha titánica, sobre todo en los momentos de estrés como ahora.

Se levanta y sigue sus labores.

Ya rondan las cuatro de la madrugada y la fiesta ha llegado a su fin, por lo que queda limpiar y ordenar el sitio.

No es parte de sus labores pero se queda a hacerlo, al fin y al cabo no hay transporte público hacia donde vive hasta las seis de la mañana.

El carrito del Milagro lo dejará en la avenida Libertador y de allí tendrá que caminar hasta el terminal de pasajeros para tomar un autobús rumbo al Moján ya que su vivienda está ubicada en las inmediaciones del Planetario.

Por un momento queda solo cerca de la puerta de vidrio que ya se encuentra cerrada y de repente un escalofrío le recorre el cuerpo.

Se encuentra mirando en la alfombra lo que parece un objeto de metal con forma de bolígrafo cuando siente que la puerta es sacudida.

Al levantar la cara ve con asombro como una mujer vestida de novia es quien la mueve y le hace gestos para que se la abra.

El velo no le deja ver la cara, pero siente un terror inmenso y corre hacia donde se encuentran los otros dos acomodadores que quedan, quienes están en un baño.

Su llegada causa asombro en estos y más aún dado su semblante.

Tartamudea y les explica lo ocurrido y uno de ellos le responde.

-Esa es la coja, tenía tiempo sin aparecer.

 
Esta aparición que más de una decena de empleados del lugar dicen haber visto, es una de las leyendas fantasmales de la ciudad.

Nadie sabe el origen de la espectral figura ni la razón por la cual ha escogido ese lugar para aparecer.

Algunos suponen que haya sido alguna mujer que en épocas coloniales se ahogó en ese sector del lago, aunque el vestido que lleva desmiente esa elucubración.

El Club náutico fue inaugurado el 3 de octubre de 1949, por un grupo de aficionados a los deportes náuticos y a navegar.

Está situado a orillas del lago en la avenida 2, llamada popularmente El Milagro con la calle 70, relativamente cerca de la Plaza del Buen maestro y de lo que años anteriores había servido de Terminal de hidroaviones de la ciudad.

La coja, como popularmente la bautizaron, puede ser el producto de cerebros cansados por el trabajo, ya que solo se le aparece en la madrugada a los empleados del lugar, pero hay quienes aseguran que en una foto a uno de los vidrios de una puerta del lugar se puede apreciar una cara que aparentemente está gritando.

Lo cierto es que es uno de las leyendas de Maracaibo.

Comments

Sort byBest